About Us  |  Contact Us  |  Español
VNA of Care New England
VNA of Care New England

Queratoconjuntivitis Sicca

(Queratitis sicca, síndrome del ojo seco)

Definición

La queratoconjuntivitis sicca es una enfermedad en la que la conjuntiva (las membranas sobre la superficie del ojo) se enrojecen e inflaman. La forma más común de esta enfermedad es la queratoconjuntivitis sicca. Esto se da cuando la superficie del ojo se seca debido a una falta de lágrimas. Esta sequedad en el ojo ocasiona una irritación leve en algunos pacientes, pero molestias importantes e incluso problemas visuales en otros.
El dolor ocasionado por la queratoconjuntivitis sicca se puede aliviar con tratamiento médico, por lo que es importante consultar al oftalmólogo si cree que puede tener esta afección.
Conjuntiva Inflamada
Imagen informativa de Nuclus
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Causas

Existen dos razones principales para que ocurra la queratoconjuntivitis sicca. La primera es que el ojo ya no produce suficientes lágrimas para mantener la superficie húmeda, y el frente de la superficie del ojo se seca. La otra es que el ojo produce suficientes lágrimas, pero éstas se evaporan de manera demasiado rápida. En este caso, las lágrimas producidas son de baja calidad y no cubren adecuadamente la superficie del ojo.

Factores de riesgo

Casi cualquiera puede experimentar esta enfermedad; de hecho, la mayor parte del tiempo, las personas con queratoconjuntivitis sicca fuera de esto están sanas. Sin embargo, los siguientes factores pueden incrementar sus probabilidades de desarrollar queratoconjuntivitis sicca.
  • Edad: la producción normal de lágrimas disminuye a medida que envejecemos, por lo que es común que los pacientes mayores y ancianos tengan algún grado de sequedad en los ojos.
  • Algunas condiciones crónicas como artritis reumatoide y síndrome de Sjogren .
  • Ciertos medicamentos que pueden causar sequedad excesiva, como:
    • Diuréticos
    • Betabloqueantes
    • Antihistamínicos
  • Si bien es poco frecuente que suceda en los EE. UU. y en la mayoría de los países desarrollados, una deficiencia de vitamina A podría contribuir con el desarrollo de queratoconjuntivitis sicca (y otros problemas graves del ojo).
  • Cirugía láser correctiva de la visión, como LASIK
  • Las mujeres corren más riesgo de desarrollar sequedad en los ojos.

Síntomas

El principal síntoma de la queratoconjuntivitis sicca es la molestia en el ojo. Este dolor puede variar de leve a severo. Algunos otros síntomas de la queratoconjuntivitis sicca incluyen:
  • La sensación de un cuerpo extraño en el ojo
  • Sensibilidad a la luz (también llamada fotofobia)
  • Picazón en el ojo
  • Malestar con los lentes de contacto
La mayoría de los casos de queratoconjuntivitis sicca sólo causa malestar. Sin embargo, en casos graves, la sequedad ocular puede derivar en daño a la córnea. Si esto sucede, es posible que se pierda la visión de manera irreversible.

Diagnóstico

La mayoría de las veces, el diagnóstico de queratoconjuntivitis sicca lo realiza un especialista en ojos. Un oftalmólogo es un médico que se especializa en enfermedades y trastornos de los ojos. El oftalmólogo puede determinar rápidamente la causa del malestar al utilizar equipos especializados para observar la superficie del ojo.
Estas pruebas especiales pueden incluir:
  • Visualización con lámpara de hendidura: el oftalmólogo puede utilizar una luz especial llamada lámpara de hendidura (o biomicroscopio) para observar la película lagrimal en la superficie del ojo. El doctor puede decir si no hay suficientes lágrimas para mantener el ojo húmedo.
  • Tinte: el oftalmólogo puede usar una tinta especial (llamada fluoresceína, rosa de bengala o verde de lisamina) para evaluar el estado de la superficie frontal del ojo.
  • Prueba de Schirmer para el ojo reseco: este estudio involucra la colocación de una pequeña mecha de papel cerca del párpado para medir la cantidad de lágrimas que produce el ojo.

Tratamiento

El tratamiento para la queratoconjuntivitis sicca con frecuencia es simple y muy efectivo. Se trata de mantener el ojo húmedo y conservar las lágrimas que se producen naturalmente. Los métodos de tratamiento utilizados para este objetivo incluyen:
  • Gotas lubricantes para el ojo: también conocidas como lágrimas artificiales; estas gotas imitan las lágrimas naturales que produce el ojo. Son de venta libre. Alivian el malestar causado por la queratoconjuntivitis sicca y ayudan a mantener la humectación natural del ojo.
  • Pomadas lubricantes: son similares a las lágrimas artificiales, aunque tienen una consistencia mucho más espesa y duran más tiempo que las gotas lubricantes. Se utilizan para brindar humectación en los casos más graves de queratoconjuntivitis sicca. Sin embargo, debido a su consistencia espesa, pueden causar visión borrosa después de su administración. Por esta razón, se suelen utilizar durante la noche, antes de dormir.
  • Tapones de silicona: en algunos casos, puede ser útil colocar pequeños tampones en el conducto que drena las lágrimas. Estos dispositivos se llaman tapones de silicona y ayudan a que las lágrimas producidas naturalmente permanezcan en la superficie del ojo durante más tiempo. La colocación de los tapones es un procedimiento rápido e indoloro, y el oftalmólogo puede realizarlo en su consultorio. Por lo general, el médico intentará colocarle tapones temporales para asegurarse de que funcionan bien para usted antes de colocarle unos permanentes. Sin embargo, incluso los permanentes pueden removerse si es necesario. Su doctor también puede elegir cerrar permanentemente su lagrimal con un rayo láser o un cauterizador.
  • Gotas recetadas para los ojos: a veces se usan las gotas Restasis (ciclosporina) para ayudar a que el ojo produzca más lágrimas. Este es un medicamento que requiere de receta médica y que debe administrarse dos veces al día, todos los días. Usualmente toma de varias semanas a meses para que se note una mejoría.
  • Suplementos nutricionales orales: algunos estudios apoyan la complementación de ácidos grasos omega 3 y otros nutrientes para ayudar a los pacientes con sequedad en los ojos.

Prevención

No es posible prevenir la queratoconjuntivitis sicca. Sin embargo, se puede evitar el desarrollo de complicaciones, tales como infecciones. Para ayudar a disminuir las probabilidades de que la afección empeore, tome las siguientes medidas:
  • Trate de evitar los ambientes excesivamente secos. Los hornos y el aire acondicionado pueden secar el aire, lo que puede evaporar las lágrimas muy rápidamente. Quizás desee usar un humidificador, el cual es una máquina que regresa la humedad al aire para prevenir la sequedad de los ojos.
  • Los ambientes en donde hay polvo y humo pueden empeorar los síntomas. Si es posible, no permanezca demasiado tiempo en ellos.
  • Evite las actividades visuales prolongadas: actividades como pasar largo tiempo frente a un monitor, conducir, ver televisión y leer pueden empeorar los síntomas.
  • El uso oportuno de lágrimas artificiales es importante para evitar que la superficie del ojo se seque.
La mayoría de los casos de queratoconjuntivitis sicca no son serios, y aunque es incómoda e irritante, no posee un peligro real para el ojo. Sin embargo, todavía es importante recibir la evaluación y el diagnóstico para prevenir cualquier consecuencia más peligrosa de esta enfermedad. Como siempre, una discusión oportuna con su médico es la mejor prevención de las consecuencias a largo plazo.

RESOURCES

The American Academy of Ophthalmology http://www.aao.org

The American Optometric Association http://www.aoa.org

CANADIAN RESOURCES

Canadian Association of Optometrists http://www.opto.ca/

Canadian Ophthalmological Society http://www.eyesite.ca

References

Foulks GN. The evolving treatment of dry eye. Ophthal Clin N Am. 2003;16:23-35.

Keratoconjunctivitis sicca. The Merck Manual. 2005. Merck website. Available at: http://www.merck.com.mrkshared/mmanual.section8.chapter96/96e.jsp . Accessed August 25, 2005.

Ophthalmic disorders not associated with systemic disease. In: Goldman L, ed. Cecil Textbook of Medicine. 22nd ed. WB Saunders Company; 2004.

Red eye. In: Rakel RE, ed. Textbook of Family Practice. 6th ed. WB Saunders Company; 2002.

Revision Information

Health Headlines
Genes May Help Determine Your Pain ThresholdView in a lightbox
How to Keep Your Fitness Goals on TrackView in a lightbox
If Kids Think Someone's Watching, They're More Likely to Wash Their HandsView in a lightbox
Spring Cleaning Safety TipsView in a lightbox
Ragwitek Approved for Adult Ragweed AllergyView in a lightbox
VNA of Care New England
© 2011 Site Index | Disclaimer | Legal Notices